• Español
  • English
  • Deutsch

Click en las imagenes para más info!

Acrocomia es un cultivo nativo de Costa Rica y otros países latinoamericanos y es muy apto para las condiciones climáticas existentes en esta zona. Crece en varios tipos de suelos, es resistente a períodos de sequía y registra muy pocos plagas y patógenos. Acrocomia no compite con suelos valiosos para la producción alimentaria, porque crece muy bien en suelos degradados. Las plantaciones incluso mejoran la calidad de los suelos en cuales crecen, estabilizándolos, brindando sombra, capturando agua y alimentándolos con materia orgánica. Además Acrocomia apoya esfuerzos de reforestación porque no amenaza a bosques valiosos. Requiriendo solo pocos insumos de fertilizantes o pesticidas químicos, la palmera respeta al medio ambiente y ofrece una larga y sostenible productividad.
Acrocomia reduce la emisión de dióxido de carbono y gases invernaderos actuando como un pozo que captura CO2 y lo utiliza durante alrededor de 60 años para el desarrollo de la planta y la producción de frutos. El aceite de estas palmeras puede ser usado entre otros para producir biodiesel y bioqueroseno. Dadas estas características el cultivo de Acrocomia mejora la calidad del aire y reduce la emisión de CO2, puesto que cada barril de aceite orgánico significa a un barril menos de combustible fósil importado. El cultivo de Acrocomia por ende contribuye significativamente a la meta de carbono-neutralidad de Costa Rica.

La reorientación desde combustibles fósiles a combustibles sostenible está en un buen camino. En el sector de transporte aéreo y terrestre, en la industria productora o la generación ecológica de electricidad – el movimiento hacia políticas y tecnologías que favorecen energías renovables sigue intensificándose continuamente a nivel global. GIE y sus socios se dedican a la meta de producción de bioenergía y sus usos sostenibles introduciendo un plan innovador para el progreso coordinado hacia la independencia energética, reducción de la huella de carbono y la sostenibilidad económica.
Acrocomia crea fuentes de trabajo sostenible. El cultivo es viable a grandes así como a pequeñas escalas. Eso ofrece a pequeños productores una oportunidad prometedora, también porque Acrocomia puede ser cultivada en sistemas de “intercropping” en suelos poco fértiles. Eso permite una mayor eficiencia de uso de suelo y la rentabilidad económico de terrenos en desuso. Así la Acrocomia brinda nuevas perspectivas en el desarrollo rural. La palmera produce materias primas de una gran variedad de usos industriales con demanda a nivel global. El aprovechamiento sostenible de estas materias primas abre nuevos fuentes de ingreso y perspectivas laborales en los sectores consecutivos de tratamiento en la cercanía de las plantaciones pero también en otras partes del país.